Filloas



Ingredientes:
4 huevos
1/4 Kg. de harina -más o menos-
1/2 l. de leche
1/2 l. de agua
sal
1 trozo de tocino gordito para untar la sartén

Elaboración:
Se mezclan todos los ingredientes, menos el tocino, batiendo bien hasta que quede una crema sin grumos y dejarla reposar una media hora. Tiene que quedar una crema más bien líquida. Por eso en la cantidad de harina pongo más o menos, hay harinas que espesan más que otras.




Poner una sartén antiadherente al fuego, cuando está bien caliente, untarla bien con el tocino que para mayor comodidad se pinchará con un tenedor, quedando a modo de brocha (o algo parecido).




Poner una cucharada de crema en la sartén, repartiendola bien por todo el fondo, girando para esto la sartén, así se extiende mejor.
Cuando esté la filloa doradita se le da la vuelta, y se deja hacer por el otro lado unos segundos nada más.



Una forma fácil de saber cuando hay que voltearla, es cuando se observa que las orillas se levantan, se separan de la sartén.
Yo uso para esto una paleta muy finita de palo con la punta redondeada. A falta de esto, y para no quemarse los deditos, resulta útil usar unos guantes de goma.

Se van poniendo en una fuente y se sirven espolvoreadas con azúcar, untadas con miel o bien rellenas con crema pastelera, nata o chocolate.


Notas:
A mi no me gustan frias, así que para calentarlas uso la misma sarten, untada con el tocino y espolvoreado el fondo con azucar. Se deja calentar el azúcar, no tostar, solo calentar, y se ponen encima las filloas envueltas, una vez que están bien calientes -ahora sí que el azúcar estará algo caramelizado ya- se voltean con un plato volviendo a ponerlas en la sarten, untada otra vez con tocino y espolvoreada de azúcar.