Orejas de carnaval



Ingredientes:
2 huevos batidos
100 gr. de mantequilla
Un frasquito de esencia de anis (lo compré en la farmacia)
Un palo de canela
La corteza de un limón (solo la parte amarilla)
Un poquito de agua
sal
Harina la que admita
Tiene que quedar una masa que no se pegue a las manos, pero no demasiado dura.


Elaboración:
En un cazo al fuego poner a fundir la mantequilla añadiendole el agua (como 3 ó 4 cucharadas) el palo de canela y la corteza de limón y dejar reposar para que suelten los sabores hasta que esté fria la mezcla.
Quitar la canela y el limón y mezclar él líquido con los huevos batidos.

Añadir la sal y la harina tamizada. Amasar bien, durante bastante tiempo (yo lo hice en la amasadora).
Poner la bola demasa en un cuenco tapado, y dejar reposar durante unas horas.

Se pone una sarten honda al fuego -mejor una freidora- con bastante aceite.

Se cortan trocitos de masa y se estiran con el rodillo lo más finito posible.


Se van friendo en el aceite caliente, aunque no debe de estar arrebatado, porque se queman enseguida.


Segun van quedando doraditas se sacan y se ponen a a escurrir sobre papel de cocina.
Luego se pasan a la fuente de servir y se espolvorean con azúcar.
Tambien se pueden espolvorear con azucar y canela en polvo mezclados.
-Esta cantidad da para bastantes unidades-



Notas:La forma típica de oreja se le hace nada más echarlas a la sarten, con un tenedor apretando justo en la mitad de la tira de masa que se está friendo y se aguanta así un momento, así la tira se dobla un poco por la mitad y queda la oreja formada. Es de más bonita presentación, pero resulta incomodo para apilarlas en la fuente. (Las primeras las hice más o menos dejando reposar la masa como una hora. Me sobró masa y la puse en la nevera envuelta en papel film. Al dia siguiente hice volví a hacerlas y quedaron mejor que las primeras, estaban más finitas.)

Para que la masa quede elástica y estire bien hay que trabajarla bastante.
Si las estiramos con el rodillo y las manos untados en aceite, evitaremos que se queme el aceite de freirlas, o al menos aguantará más tiempo sin quemarse.